Aquellos viejos cacharros..

Eran grandes, enormes, tenían muy poca capacidad, pero fueron el inicio de la computación y la modernidad.

Recuerdo que en la Plaza de Cuba, IBM tenía una tienda en la que mostraba orgullosa el poder de sus “bestias”. Nosotros mirábamos ensimismados aquellos aparatos que parecían de “ciencia ficción” y que ocultaban no se sabe que maravillas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s