Mantener limpio y organizado nuestro ordenador no es sólo cuestión de pasar un pañito. Como toda máquina necesita de una cierta puesta a punto periódica para que pueda funcionar correctamente.

Windows provee al usuario de varias herramientas para realizar esta tarea, para programarlas y que funcionen.

En esta entrada vamos a conocer dos herramientas fundamentales para mantener nuestro ordenador en perfectas condiciones de funcionamiento.

Para estas tareas disponemos de dos imprescindibles herramientas; un  “liberador de espacio en disco y un “desfragmentador de archivos”.

1.- El liberador

Cuando trabajamos con nuestro ordenador Windows va generando archivos temporales que al final se desechan, así como copias de archivos en uso que se acumulan y que generan todo tipo de la llamada basura informática.

Para deshacernos de todos esos archivos que no se utilizan, el sistema incluye la herramienta Liberador de espacio en disco.

Para poner en marcha esta herramienta seguiremos la siguiente ruta:

Inicio – Todos los programas – Accesorios – Herramientas del sistema – Liberador de espacio.

Al pulsar sobre el botón Liberar espacio debemos esperar a que el sistema realice un análisis de los archivos que se pueden eliminar. Al terminar se nos abrirá una ventana similar a la de la imagen, donde se muestra el informe: Archivos que se pueden eliminar.

Mantendremos marcadas las opciones que el Liberador marca por defecto y pulsaremos sobre aceptar.

Con esto Windows se deshará de aquellos archivos que le son innecesarios para el correcto funcionamiento del sistema.

2.- El desfragmentador

Otra herramienta muy útil para mantener nuestro equipo en correcto funcionamiento es el Desfragmentador de Archivos.

La fragmentación de archivos se produce debido que al copiar archivos, el disco los va ubicando rellenando lugares disponibles ordenadamente. Cuando el disco es nuevo o se ha formateado recientemente los archivos copiados ocupan clusters contiguos unos a otros, por lo que no va a existir fragmentación. Posteriormente a medida que pasa el tiempo y debido a la dinámica normal del trabajo con el ordenador, se van eliminado archivos y copiando otros y llega el momento en que está repartido el espacio libre de forma muy dispareja y caótica en la estructura del disco, por lo que al copiar un simple archivo de solo 1 MB de tamaño se puede dividir físicamente en cientos o miles de fragmentos en el interior del disco.
Esta fragmentación hace que el cabezal del disco duro realice trabajo adicional lo que puede ralentizar el equipo. El desfragmentador de disco vuelve a mover y  a organizar los datos fragmentados de forma lógica, de manera que los discos y las unidades puedan funcionar de manera más eficaz. Aumentando la eficacia y rapidez del equipo.

Para poner en marcha esta herramienta seguiremos la siguiente ruta:

Inicio – Todos los programas – Accesorios – Herramientas del sistema –Desfragmentador de disco.

Una vez arrancado el programa se nos abrirá una ventana como la que aparece a continuación

 

Lo primero que debemos realizar es un análisis de los disco duros que tenemos en el sistema, esto nos permitirá conocer el grado de fragmentación de los archivos que está grabados en el disco duro.

Para comenzar el análisis pinchamos en la unidad que vamos a analizar (en este caso está seleccionada la unidad C ) y pulsamos con el ratón  en el botón Analizar. Veremos como en la barra informativa de Uso de disco aproximado antes de la fragmentación aparece el mensaje (C:) Analizando….

Al cabo de unos segundos aparecerá un mensaje (una ventana como la que aparece en la imagen) en la que nos dice si debemos o no desfragmentar el disco.


Pulsando en el botón Presentar Informes aparecerá  una ventana con la información obtenida durante el análisis, tanto de la unidad como de los archivos, en la imagen podemos ver la ventana con el resumen del informe.

Una vez conocido el informe del desfragmentador pulsaremos sobre el botón Desfragmentar y aparecerá las barras de “Uso de disco aproximado antes/despues de la desfragmentación” iniciando el proceso de desfragmentación.

La operación de desfragmentación es una operación que lleva bastante tiempo realizarla, dependiendo del tamaño libre del disco, del índice de fragmentación de los archivos y de las características del propio equipo. Debemos tener en cuenta que no podremos usar el ordenador durante el proceso de fragmentación, por lo que habrá que pensar el momento más adecuado para una desfragmentación, la hora de la comida, la hora del desayuno, mientras realizamos cualquier otra actividad que no necesitemos el ordenador o, si fuera necesario, por la noche mientras dormimos.

Una vez finalizada la desfragmentación se nos presenta el siguiente ventana en la que nos presentará el estado del disco una vez desfragmentado.

Y con esto queda realizada la limpieza y desfragmentación de nuestro equipo, lo que hará más eficiente y rápido su funcionamiento.

Aunque estas dos herramientas son muy eficientes y cumplen bastante acertadamente los objetivos para los que han sido diseñadas  yo, personalmente, prefiero utilizar dos programas de software gratuito y elaborados por las prestigiosa Piriform. Si deseas más información sobre estas herramientas puedes  leer este artículo.